sábado, 13 de septiembre de 2014

Defe sacó a pasear al carcelero

Juan Manuel Sosa, este volante imprescindible en la estructura de Defe, convirtió un golazo en la goleada a Lama 
Cómodo triunfo del Dragón por 3 a 0 ante Lamadrid. Con un gol de Chiquilito, otro a través de un bombazo desde afuera del área de Sosa y uno en contra, sobre el final, tras otro envío de Chiquilito, Defensores venció sin mayores contratiempos y se subió a la punta de la Zona A, aguardando que el lunes a la noche Dock Sud no sume de a tres frente a Talleres, en Remedios de Escalada. Defe ya le sacó 7 puntos de ventaja al tercero, y el sábado próximo, cuando juegue ante Midland, el último del grupo, habrá recorrido la mitad del torneo.El balance es positivo, claro está, y de conservar este rendimiento en la parte final del campeonato, Defensores sin dudas ganará la Zona y se habrá despedido rápidamente de la Primera C..  

martes, 9 de septiembre de 2014

Albano, Fioretto, Defe ganó por tanto Italiani

Fioretto y compañia festejan la nueva victoria. Defe pudo ganarlo al final
Con una soberbia actuación -otra vez- de nuestro arquero Albano Anconetani, Defensores pudo nuevamente mantener su valla invicta, y tras un primer tiempo muy flojo, logró, en los últimos 15 del complemento, llevarse la victoria. Fue gracias a un gol de Fioretto de penal (por qué no habrá pateado él los penales en el torneo anterior...) y de Matias Italiani, el gran recurso para generar llegadas, a partir de su velocidad y su constante  ir por el sector izquierdo. A ganarle a Lamadrid el sábado, y a esperar que se caiga el Doque, que deberá jugar un duro encuentro ante Talleres en Remedios de Escalada.

martes, 2 de septiembre de 2014

Un triunfo nada Chiquilito y muy Buono


Un trío que se las trae. La foto es de cuando Defe goleó en Zárate.

Triunfo importantísimo de Defe ante Talleres, uno de los equipos más grandes de la categoría. Fue un 1 a 0 con otro gol de Lucas Buono, que siempre marcó en los tres triunfos que lleva el Dragón. Buono y Chiquilito fueron las figuras. Talleres  jugó todo el segundo tiempo con uno menos  y costó cerrar el partido, aunque se crearon algunas llegadas. Pero aunque no es una idea a la que adherimos como una sentencia definitiva, en un torneo tan corto ganar sí que es importante, más allá de que  no se juegue del todo bien. Ahora se viene el apadrinado Riestra, al que enfrentaremos en su cancha el lunes a las 15.30. Su césped está en buenas condiciones, Fito, así que nada de pelotazos.    

domingo, 31 de agosto de 2014

Cero a cero con Luján: Rezo Defe, rezo por vos

Sabor a nada en la Basílica

A los pelotazos se juega mal, Defe.
Otra vez la irregularidad: un partido bien y otro mal, como el que jugó Defensores en la pésima cancha de Luján. Pero eso no puede ser pretexto, porque seguimos dejando puntos en el camino, y porque en cancha buena, como la Defe, hubo partidos en que también se cayó en la mala costumbre de tirar pelotazos cómo única variante de juego. No hay en el armado de este equipo futbolistas que se destaquen en la generación de juego, futbolistas que puedan desequilibrar en tres cuartos con el manejo de la pelota. Pero eso fue lo que quiso el técnico, un equipo vertical, con poca tenencia del balón e intentando ser sorpresivo para generar pocas llegadas pero profundas. Llegadas que deben transformarse en gol cuantos antes, sino el equipo puede caer en la impotencia. Tal como ocurrió ante Luján y en partidos contra J.J. Urquiza o Berazategui. En fin querido Defe, rezo, rezo por vos...

lunes, 25 de agosto de 2014

Defensores recuperó su juego y aplastó al Doque

Buena victoria de Defe. Por fin pudo ganar de local en este torneo de la C. Lo hizo gracias a que el equipo entendió que no servía seguir con la idea de tirar pelotazos a los de adelante. Con la pelota contra el piso, buscando jugar, quedó demostrado que todo es más fácil. De todas maneras, sirvió que Dock Sud intentara jugarnos de igual a igual, lo que permitió que hubiera espacios. Ojalá que este sea el camino para poder vulnerar a otros equipos que se cierran, que salen a no jugar. Hay que destacar ya, a esta altura, el acierto de la contratación de Lucas Buono, el goleador del equipo. Tiene gol y mucha potencia.
El panorama parece ir aclarándose en la Zona A, que tiene ya a Defe puntero. Parece que no habría que preocuparse demasiado por dos equipos que a priori amenazaban con dar pelea por el liderazgo: Talleres y Berazategui. A Dock Sud, otro rival importante, se lo venció con claridad. Como habíamos dicho al principio del torneo, tal vez habrá que mirar de reojo a Riestra, que tiene empresarios con dinero atrás, que por ejemplo, contratan a Maradona para darle charlas motivadoras al plantel. Y que viene de hacerle 4 a Berazategui.

Igual faltan 14 fechas. Hay que afirmarse en este rumbo, en este nivel del último sábado. Porque tratando de llevar adelante una idea de juego con variantes y de pelota al piso, una idea de fútbol ofensivo, en esa línea, Defensores no tendrá que mirar de reojo a nadie, y por capacidad de plantel podrá encaminarse a retornar a Primera B.         

miércoles, 20 de agosto de 2014

Aquellos clásicos contra el Doque...



Se viene Dock Sud, un choque de mucha rivalidad tiempo atrás. Se había convertido en un verdadero clásico. Pero eso se fue perdiendo por el crecimiento deportivo de Defe y el estancamiento del Doque en Primera C. Lamentablemente por perder la categoría, otra vez volvemos a enfrentarlos. Y ahora son ellos, hoy, en el presente, los que están por encima nuestro: van punteros en la zona A de Defe, nos llevan dos puntos. Ya se sabe que esto se debe al pésimo partido que hizo Defensores frente a J.J. Urquiza. Realmente es increíble que el técnico Della Picca siga planteando los partidos como si el rival fuera Nueva Chicago, o algún otro que enfrentáramos en la B. El plan es la supuesta seguridad defensiva, y el pelotazo a los de arriba como única respuesta ofensiva. Cero creación, ausente generación de juego. Así va a ser difícil contra estos rivales rudimentarios, pero que se cierran, pegan, hacen tiempo... Y más cuando son visitantes de Defe, como ya habíamos anticipado. Hay que abrirlos con buen juego, abriendo la cancha, sino vamos a sufrir más de la cuenta. Cada punto que se pierde se sufre el doble, porque este torneo es más corto que una sola rueda. Y Defensores tiene más que la mayoría, Sr. Della Picca, sino Ud. no se hubiese quedado. No diga ahora que son todos los equipos parejos. Mejor ni decir la diferencia de presupuestos entre Defensores y J.J. Urquiza. El problema es que a Defensores lo hace jugar mal, estimado DT. ...................................................................................................................................................................
A continuación, se reproduce la historia de aquella vuelta olímpica que dimos en el Doque en 1992, cuando Defensores fue campeón de Primera C. La foto corresponde a los festejos de algunos de los jugadores de aquel gran equipo. Ojalá el sábado volvamos a ganarles, y jugando un poco mejor... Este texto fue publicado en el libro Corazón Pintado.

                                                          1992: un camino cruento
        Los siete micros parecían deshacerse de tan llenos. Había gente en el piso, y en los asientos de a dos iban cuatro. La caravana de dos cuadras salía lenta desde el club esa tarde gris de mayo. En la retaguardia de los micros se pegaban lentos autos y camionetas. La información era precisa: en el camino hacia la cancha de Dock Sud  podían sorprendernos con emboscadas. La rivalidad con ese club estaba en llamas. Ibamos en busca del título de campeón de Primera C pero también íbamos hacia la guerra. Cambiamos el itinerario varias veces hasta llegar a Parque Lezama. Ahí se nos aparecieron varios autos con hinchas del Doque, pero la audacia de Pontoni y sus muchachos los hizo escapar. Evitamos el cruce del Riachuelo por el Puente Avellaneda, porque un grupo de espías nuestros de avanzada llegó jadeando con el informe de que un grupo numeroso de nuestro rival aguardaba agazapado y camuflado dispuesto a todo y con armas. Yo iba en el micro quinto con amigos y con mi sobrino Sebastián que en ese entonces era mi sobrinito adolescente. Mucho tiempo después se entero mi hermana Lucrecia, la madre de Sebastián, de esta aventura temerosa. En esa época arrastraba tanto Defensores, que mi sobrinito vino con sus amiguitos que lo seguían al equipo a todos lados, y mis amigos con compañeros de trabajo y así una cadena de gente que hacía que el Dragón llenara cada cancha que visitaba. La vuelta al mundo que dimos para entrar por atrás de los monoblocks de Dock Sud  que están pegados a la cancha de ese club fue increíble. Igual aparecían en lugares extraños y apartados “trincheras”enemigas desde las que nos tiraban de todo. Muchachos de Pontoni o él mismo que iban en el micro insignia se las arreglaban para apagar esos focos de resistencia, y para avisarnos segundos antes a los de los micros de atrás que nos tiráramos al piso. Se reían como en un juego inocente Sebastián y sus amigos aplastados todos en un revuelto humano. Pero la risa se les empezó a despedir cuando por fin llegamos a la cancha del Doque  y la lluvia de estampidos provocó una crisis de nervios colectiva en los dueños de los colectivos. “Bájense todos”, bramaron en conjunto y escaparon con sus unidades destartaladas. Todos de repente nos quedamos de a pie y fuimos blanco fácil: desde los monoblocks llovían balas que milagrosamente daban todas en el paredón que corre paralelo a la calle de acceso. Jamás me voy a olvidar esa imagen de un hincha que no pudo esperar para orinar, y mientras lo hacía los disparos volteaban revoques de pared a sus costados. Todos corrimos para la cancha y en la entrada no quedaba nadie: no había policías ni controles. Y nadie antes intentó sacar la popular: en las boleterías apenas quedaban huellas de gente que había huído. Las tribunas del costado que nos dieron se completaron de inmediato, y estábamos muy cerca de la cabecera donde se ubicaban los de Dock Sud . La guerra continuaba en las amenazas cantadas y en rima de uno y otro lado. El histriónico árbitro Cesáreo Ronzitti –tenía tanto de algún personaje de Luis Sandrini- sacaba adelante un partido que era un infierno en la cancha y en las tribunas. Es que Defe si ganaba era campeón, pero si los dos puntos por triunfo de entonces quedaban en Dock Sud, ellos se nos ponían a un punto, y faltaban todavía dos fechas. Viqueira, el Casco Rodríguez y Willy Aldaz contenían con clase la desesperación rival, y el brasileño Reginaldo y Fabio Sánchez hacían el tiqui tiqui  en el medio para meter contras temibles con “Trapito” Tossi y Lapolla  picando a todas. Se fue el primer tiempo 0 a 0, y en el descanso las escaramuzas en las tribunas fueron constantes. La gente de Defe estábamos apiñados y fue imposible sentarse, mear, beber o comer porque además no había nada. A los 6 minutos del segundo tiempo se vino el estallido. En otra contra, Lapolla recibió por la derecha de frente a la cabecera sin tribuna, y sin meditar estrategias de ningún tipo, desde más de treinta metros se le ocurrió pegarle y la clavó en un ángulo. Decir la palabra locura es quedarse a medias. El título de campeón era nuestro y dejábamos la Primera C tras dos años de escarnio. Las cosas desde enfrente estaban cada vez peor y no había ni un solo policía. Hasta que se acercó un oficial caminando lento por adentro de la cancha, que se acercó a “negociar” con el presidente de Defe, en ese entonces, Alfredo “Tucho” Imbrogno. Fue surrealista la secuencia de Tucho pasándole dinero a través del alambrado para que las fuerzas de seguridad dieran por fin algo de seguridad.  Finalmente, Dock Sud no nos llegó casi nunca y la vuelta olímpica fue realidad en el bendito pitazo de Ronzitti. Pero cómo dar la vuelta. La piedra más chica que volaba desde la tribuna de Dock Sud  se parecía a un meteorito. Los jugadores se treparon de cara a la tribuna y otros daban una media vuelta olímpica esquivando los cascotes. Mi sobrinito ya estaba pálido a esta altura y entonces Imbrogno nos metió en el micro de los jugadores que sin bañarse subían  y se echaban cuerpo a tierra en medio de una guardia propia y armada. Durante diez cuadras los impactos en la carrocería fueron incesantes. Un par de amigos de mi sobrino se arrojaron en la caja de una camioneta que pasaba desprevenida por la avenida de la cancha rumbo a Constitución. Mis amigos y muchos de los hinchas de Defe se volvieron en otros micros que consiguió la policía ahora incentivada por el dinero de nuestro presidente. La enloquecida hinchada de Dock Sud seguía amenazante al micro de los jugadores y al resto de nuestra gente a cien metros de distancia. La policía ahora dispuesta estaba en el medio. Cuando llegamos a la Boca , bajamos con los jugadores y mi sobrino -ya pibe feliz de nuevo- en la avenida Almirante Brown, a saltar y a festejar y hasta cortamos el tránsito. Estaban encendidas las luces en Defe, entramos a la cancha y todos preguntábamos por los que faltaban. De a poco fueron llegando todos. Algunos tenían heridas. Dimos mil vueltas olímpicas. Yo no podía más. Había bufet y el bufet ardía.
 Al otro día supe –supimos- que un chico Giménez  de la hinchada de Dock Sud había muerto en la locura del fin del partido en un choque con la policía.
 El fútbol a veces hipnotiza. Y reaccioné y le intenté explicar a mi sobrino que no deben ser  cruentos los caminos hacia la alegría.

sábado, 16 de agosto de 2014

Buen triunfo del Dragón en Zárate


Buen triunfo del Dragón! Goléo en Zárate a Defensores Unidos con tantos de Chiquilito, Grecco y Buono. Anconetani detuvo un penal cuando Defensores ganaba 2 a 0. Más allá el nivel del juego del equipo de Della Picca, está visto que por el solo peso de sus individualidades puede imponer superioridad frente a muchos de los equipos de esta categoría. Quedó demostrado en Zárate. También, cuando el rival sale a buscar de local, se le simplifican las cosas al equipo de Fito. Desde acá se agradece a Defeonline por permitirnos apreciar los tres goles, y la atajada de Anconetani. Y también, por la foto que le "robamos". Ahora se vienen dos partidos de local: el martes, a las 15.30 frente a J.J. Urquiza, y el sábado, a la misma hora ante Dock Sud. Ojalá que en casa se confirme la buena senda. Obtener los seis puntos sería un envión anímico fundamental en el arranque de este torneo corto, y dejaría con preocupaciones a los otros equipos que tienen aspiraciones.