lunes, 29 de junio de 2015

Ganamos la primera rueda aún con DT ultra defensivo

Gol de la Luciano Goux en Caseros. El cabezazo de nuestro gran capitán parece ser una de las pocas maneras de llegar al gol.   

Escribo recién para no hacerlo bajo los efectos de la enorme calentura que me provocó la actitud de Defensores, más que nada en el segundo tiempo del partido que ayer disputó en Caseros ante Estudiantes. ¿Esa es la postura de un equipo líder? No pasamos nunca la mitad de la cancha, especulando con el gol de ventaja logrado con casi nuestra única arma ofensiva, los cabezazos de Goux o de algún otro. A los 18 minutos del segundo tiempo, hubo un tiro libre  a favor de Defe en campo contrario, y Fioretto no sabía qué hacer porque no subía nadie. A los 18!!! Y hubo otras pelotas paradas que directamente las regalaron, porque Defensores había renunciado en forma tremenda a atacar. ¿Eso es fútbol? Se tiraban, hacían tiempo, ni una intentona de juego asociado en todo el partido, y encima los cambios que hizo el entrenador, que verdaderamente fueron incomprensibles. ¿Para qué Gamarra? Si ni la toca, por qué no haber puesto al Topo Aguirre que con la cancha pesada podía hacer diferencia con sus piques. O sino por qué no entró Rojas que se está cansando de hacer goles en la Reserva. ¿Saben por qué no? Porque aunque el pelado Bueno  pueda poco con los pies y no aguante el nivel más exigente de la B Metro en relación a su buena tarea en la Primera C, el DT lo quiere de todas maneras por que corre a los rivales, y porque suma en la defensa propia sacando de cabeza. Es increíble: Della Picca piensa en los delanteros en función defensiva. Y ni hablar de la entrada del chico Giménez, cuando podría haber ingresado Salina, y dejarlo a Quiñonez donde estaba. Por algo salió de la formación titular Giménez, pero el DT con tal de meter defensores no mira a quién.
Fue en contra de Giménez, pero debió ser empate antes si no fuera por Anconetani, y los palos y la suerte, que Della Picca cree que siempre estará de su lado. El fútbol es un juego, y negarse a jugar a la larga no conduce a nada. Se ha ganado la primera rueda con 6 puntos de ventaja, y es cierto que si a uno se lo decían antes de empezar el torneo, tal vez ni lo creía. Defensores de local intenta un poco más. Pero hay que buscar más variantes para generar juego, y otros delanteros (por qué volvió a salir del banco Gonzalo Gil?), porque no podemos depender de Goux, y roguemos que no se nos vaya.

Pero lo de ayer de tan mezquino fue ofensivo. Yo me sentí ofendido por la falta de pudor en la especulación. Ya sabemos Fito que Defe no es el Barcelona, y que no se puede ganar siempre. Pero todavía falta una rueda entera, y sin una pizca de audacia no va a ser sencillo conservar la punta.       

sábado, 27 de junio de 2015

Ni olvido ni perdón



El jueves apareció esta nota en el suplemento juvenil NO, del diario Página 12. Muy bienvenida sea para de nuevo recordar este crimen en el horrible aniversario, para no olvidarlo jamás.Para que se acabe la policía mafiosa, y también la violencia en el fútbol, sus negociados, la ambición que eso genera. Pero mientras tanto Fernando no está, era inocente y nada tenía que que ver con los submundos de este juego que todavía apasiona.Muchos hicimos lo que correspondía: insistir e insistir para tratar de que al menos haya justicia, y paguen aquellos que lo asesinaron.Pero la justicia nunca llega plena por estos lares, y así mientras tanto Fernando, nunca dejará de esta presente!  
 Por Juan Ignacio Provéndola
La Policía dice que la culpa fue de él. Sus padres, en cambio, se la echan a la Policía. El pibe ya no puede darle la razón a nadie, aunque su muerte (tan absurda como lo es fútbol cuando mata) habla por encima de todos: diez años después, aún nadie sabe qué fue lo que sucedió con Fernando Blanco el 25 de junio de 2005. Desde entonces, se sucedieron operativos policiales cada vez más caudalosos, la veda a los hinchas visitantes y el cuento ridículo de las entradas personalizadas. Todo cambió. Para estar igual de peor.
Fernando tenía 17 años y salió de su casa con la ilusión de que Defensores de Belgrano, su equipo, ganara esa tarde el desempate que debía jugar ante Chacarita. El que perdía se iba a la B, lo que finalmente sucedió con Defe. La peor noticia llegó dos días después, cuando Fernando moría agonizando en una camilla a causa de un coágulo cerebral. Fue la víctima fatal de una de las represiones más violentas que el fútbol argentino recuerde en su historia.
La policía se ensañó brutalmente con los hinchas del perdedor con argumentos confusos y contradictorios. Se habló del uso de bengalas en la tribuna y de un cruce previo entre algunos barras y la Federal. A la salida del estadio de Huracán, donde se jugó aquel partido, los cerebros del operativo montaron un “puente chino” en el que cobraron pibas, nenes y viejos. El ruido seco de los bastones y el grito aterrado de las víctimas enfatizaba el horror en una tarde brumosa de invierno.
Según el parte clínico, Fernando sufrió fracturas de cráneo, contusión cerebral y hemorragia meníngea. Fuentes policiales aseguran que el pibe se dio la nuca contra el asfalto cuando intentaba escaparse durante el traslado, luego de abrir la puerta de un celular que estaba preparado justamente para que eso de ningún modo sucediera.
La familia no compra el amargo caramelo y está convencida de que Fernando murió por la paliza que recibió. Unas imágenes del programa Cámara Testigo, que había ido a cubrir el partido, muestra efectivos azules y de civil azotando sin distinción. En un momento, se ve claramente cómo uno de ellos golpea a una mujer y luego arrastra de los pelos a Fernando, que estaba saliendo en calma del estadio. Lo hace con una mano, ya que la otra la tenía ocupada con una manopla de acero.
A los pocos días, miles de simpatizantes de fútbol se reunieron en la puerta del estadio de Defe. La brutalidad había logrado lo que ninguno de los fiscales morales del universo. Para ellos, que hoy se indignan porque un infeliz salpica con pimienta a cuatro millonarios, la anomalía no era el hecho que se denunciaba, sino el abrazo entre hinchas de Defensores y de Excursionistas, enemigos históricos que, ese día, se reconocieron hermanos.
Insólitamente, la causa naufragó en la deriva. El único acusado fue un tal Mario Lagorio, el perejil que iba al volante del celular de la discordia. Carlos Kevorkian, jefe de aquel operativo, recibió por premio un cargo jerárquico en la Policía Metropolitana. El único castigado fue un hincha que colgó una bandera con la leyenda: “Macri: ¡basta de asesinos en la nueva policía!”.
Los padres de Fernando, entonces impulsores del pedido de Justicia, hoy tienen terror de hablar. Motivos no les faltan. Un mural recuerda a Fernando en el patio de su colegio, el Raggio, conocido en otra época por cobijar a estudiantes desaparecidos en la Dictadura. “Nadie es capaz de matarte en mi alma”, dice la frase. Es de Los Redondos, la banda a la que había ido a ver un tal Walter Bulacio, que tenía la misma edad que Fernando cuando fue asesinado por policías que hoy también leen sobre estos casos en la impunidad de su libertad.

miércoles, 24 de junio de 2015

Otra vez sopa: de nuevo nos toca Lupani

Fioretto trata de ver la que le dieron a Lupani, en aquel partido contra Brown, en el que le cobró en contra a Defensores dos penales insólitos. 

Antes Estudiantes, el próximo domingo en Caseros, a las 15.30, nos dirigirá por cuarta vez en dos meses el árbitro Ignacio Lupani. Rarezas, siempre rarezas de nuestro fútbol. Antes nos arbitró ante Español, Comunicaciones y Brown. En ese último partido nos bombeó descaradamente, inventándonos dos penales en contra, y así el equipo de Adrogué nos igualó en dos oportunidades, sellando el resultado en un 2 a 2 . Contra Deportivo Español, si no me equivoco, también pitó un penal muy dudoso en contra de Defe.
El domingo a tener los ojos bien abiertos. El vicepresidente de Brown es titular de la Mesa de la B Metro. Tal vez el aplicado Lupani haya querido hacer buena letra en esa oportunidad. Ojalá que el domingo, Lupani no distinga en la platea al eterno e influyente intendente de 3 de Febrero, Hugo Curto, porque sino sonamos. A tener los ojos bien abiertos con la actuación de este muchacho.    

domingo, 21 de junio de 2015

Defe sutura a todos con ocho puntos de ventaja

Suben en andas a Salinas tras su gol desde 30 metros y en la hora, que sirvió para lograr otra vez valiosísimos tres puntos.

Defe volvió al triunfo y eso es un gran motivo de alegría. Y encima en el último minuto, gracias a la audacia de Darío Salinas –que había ingresado hacía un ratito por lesión de Iglesias-, quien se atrevió a rematar desde unos treinta metros. Atraverse es lo que no abunda en el fútbol y es tan necesario en la vida, y Defe en los últimos minutos del partido se atrevió a buscarlo, con los ingreso de Rojas y Gonzalo Gil, y manteniendo a Chiquilito en cancha, aunque en una insólita posición de “8”. Y ahí sí que se sintió la ausencia de Enrique -¿Defe no tiene suplentes en ese puesto y tampoco en el de Serrano?-, porque Gamarra ahí no aportó mucho. Pero por suerte para Defensores, Sosa tuvo un buen partido y así pudo generar un poco de juego, porque ya se sabe –aunque muchos dts lo olviden-, que por más que se pongan muchos delanteros, si no hay quienes construyan juego la cosa se torna difícil. Y hablando de delanteros, dejó buena impresión Gonzalo Gil en su debut –¡por fin!- de quince minutos. Generó un tiro libre en la puerta del área, y metió un bombazo que sacó muy bien cerca del ángulo el arquero rival. Es que las mejores chances para marcar fueron de Defe. Almirante sólo llegó con peligro una vez, gracias a los talentosos pero bien controlados hermanos Díaz.
Anconetani no tuvo que trabajar mucho, y una lástima el penal que le atajaron (no estaba Fioretto, el habitual ejecutador) , porque encima el rebote que le dio el uno de Almirante le vino justo para empujarla, pero tal vez ahí hacía falta la serenidad de un jugador de campo. Pero nada se le puede reprochar a ese gran arquero que tenemos. Que junto con la defensa, son principales artífices de esta gran campaña, y del notable invicto de local que ya lleva 27 partidos –y hacía 10 que no vencíamos a Almirante de locales-. Al pibe Barbieri se lo ve cada vez más maduro y con mayor jerarquía.
Y hablando de defensores, sería una gran pena que se nos fuera nuestro capitán Luciano Goux. Dicen que tiene una oferta del Audax chileno, el mismo equipo en el que jugara Maxi Ceratto, de quien por lo menos yo, no supe más, y si finalmente se le compró o no a Defe todo su pase. Está claro que Goux está en una edad en la que una mejora económica es difícil de rechazar. Pero tal vez lo puedan convencer de que se quede hasta fin de año.

Defe se le escapó 8 puntos al escolta (si gana Atlanta serán 7), a una fecha del final de la primera rueda, que terminará para Defe en Caseros ante el difícil Estudiantes. Una diferencia apabullante para un fútbol  tan parejo. Y siempre digo lo mismo: si intentamos jugar más tiempo con la pelota al piso y siendo ofensivos –como se fue ante Almirante en los tramos finales- no sólo Defe agradará más a la vista sino que terminará siendo inalcanzable.          

domingo, 14 de junio de 2015

Tres empates al hilo, pero Defe sigue cómodo arriba

Sale Defe a la cancha frente a la UAI al mediodía del sábado: un feo empate 0 a 0 que Defe aguantó al quedarse de entrada con 10, en el segundo tiempo, por la expulsión de Fioretto. Después, faltando poco para el final, le echaron dos jugadores a la UAI. 

Aunque en los últimos tres partidos Defensores no logró el triunfo, la distancia con los perseguidores sigue siendo importante: seis puntos de ventaja al escolta, que de nuevo es Brown de Adrogué tras vencer al pobre Platense de Pedro Bocca -que después renunció-. Parece que Atlanta se asustó ante la posibilidad de acortarnos distancia, y empató en su casa ante Fénix. Por eso es que hablo de que este torneo es muy parejo: cada vez el fútbol argentino y no sólo la B se nivela para abajo, y entonces casi que no hay diferencias entre los equipos, todo se resuelve por pequeños detalles.
Y no hay duda de que nuestro DT, Fito Della Picca entiende de detalles, y con planteos mezquinos, especulando con el error rival, nos tiene ahí en la cima bien arriba, entre sueños. De fútbol, del bien jugado, ni hablar. Pasó otra vez ante el humildísimo UAI Urquiza, al que en el primer tiempo Defensores le tuvo tantos recaudos como si enfrente estuviera el Barsa o aquella mecánica naranja holandesa de Cruyff. Pero uno después vio a la Selección Argentina, y vio al miedoso Martino poner como cambios a Tévez de doble cinco, y a Higuaín de carrilero derecho, que a Fito lo vuelve a perdonar.
De todas maneras hay que decirlo: si Defensores salía a atacarlo a la UAI le ganaba. Ahora se viene el problema de la expulsión de Fioretto, nada menos, y de Enrique, que llegó a la quinta amarilla –por simular tontamente un penal-. Menudo problema para el DT y frente a un equipo como Almirante Brown, que llegará el Bajo el sábado, a las 15.30, con muchos problemas, pero que siempre es un rival de cuidado –y más si juega el talentoso Román Diaz-.

Dicen que un tal Eduardo Castiglione escribió una nota “terrible” en Clarín contra  nuestro  capitán Luciano Goux por el codazo famoso ante Deportivo Merlo. Primero, con conocimiento de causa, aconsejo no leer Clarín, y a esta altura ya no darle importancia: hasta esta nota tuvo doble intencionalidad. Sabiendo de la hidalguía de nuestro defensor, uno puede pensar que se excedió en su rudeza, pero como lo conocemos, sabemos  que no tuvo intención de lastimar al rival y menos hasta el extremo de mandarlo al hospital.  De todas maneras, que quede claro,  el juez se equivocó al no expulsarlo. Pero ayer mismo, frente a la UAI, le pegaron una patada terrible, que obligó al árbitro Mastrángelo a expulsar al jugador de la UAI. Goux no se quejó, no se sabe cómo pero volvió a la cancha. Vaya uno a saber cómo quedó y si podrá jugar el sábado próximo. De eso no escribirá ese tal Castiglione, a quien conozco desde hace años por haber compartido redacciones, y entonces sé que es muy hincha de Atlanta –oh casualidad- y lo peor, y que evidencia su calidad humana, es que es uno de los tipos menos querido en los ambientes del periodismo deportivo.      

miércoles, 10 de junio de 2015

Un empate accidentado

Fue un partido duro el de Defe ante Merlo. Y debieron haber dos expulsiones. Sin brillar, Defe lo pudo haber ganado.
Defensores tuvo otro de sus partidos característicos: lejos de brillar, fue compacto y efectivo a la hora de llegar. Fue un partido accidentado, y con muchos roces, en la desesperación de Merlo por salir de su incómoda situación en el fondo de la tabla, y en los nervios de Defe por tratar de dominar a un rival más complicado de lo que se creía. Fruto de todo esto debió haber dos expulsados: el defensor visitante Ferro, que casi lo rompe en un agresivo cruce al movedizo Aguirre de la primera etapa, y Goux, que le dio un fuerte codazo sin sentido al delantero Turienzo, quien terminó siendo llevado en ambulancia a un sanatorio. Así el partido tardó casi una hora en reiniciarse en el segundo tiempo, porque ocurrió el absurdo que hubo que esperar que el mismo móvil asistencial retornara. Pero del árbitro Sebastián Bresba ni noticias: apenas amonestó a Ferro, y sólo le cobró foul a Luciano Goux. Después, ya con el segundo tiempo en disputa, a Aguirre le hicieron un claro penal, pero tampoco ahí Bresba se dio por enterado.
Por lo menos estuvieron los dos goles que fueron dos golazos: el de Defe, con un hermoso tiro libre de Fioretto, y el de Merlo, tras buena jugada colectiva. Ya fue dicho muchas veces, más allá del sólido andar de Defe como líder del campeonato: nuestro equipo juega demasiado vertical, se excede mucho en los pelotazos, y el medio se queda sin juego, porque los volantes por afuera actúan demasiado pegados a la raya y así hay distancias entre todos y se hace complicada la generación de juego. Para colmo se lo busca en exceso a Buono, que con sus limitaciones hace lo que puede: que es bastante dentro del área, pero afuera de ella le cuesta por su lentitud. Anoche, Chiquilito debió haber entrado antes, y no faltando tres minutos.
De todos modos, ante el pobre nivel de esta categoría, a Defensores igual le va alcanzando sin jugar bien. Ayer, si Enrique hubiese estado en una buena noche, Defe se hubiera llevado los tres puntos, porque se perdió dos goles casi con el arco vacío: en una le pifió, y en la otra le pegó con la canilla. Y también estuvo el cabezazo de Buono que dio en el travesaño.
Ahora vamos el sábado, a las 12, como visitantes de la UAI Urquiza. Un partido que puede ser accesible, teniendo en cuenta que ellos tendrán menos descanso, pues juegan hoy el postergado ante Riestra.

Finalmente, quiero enviar mis más sinceras condolencias a los familiares  del reconocido hincha  Luis González, el Tintorero, fallecido en estas últimas horas. 

domingo, 31 de mayo de 2015

Los penales dudosos son siempre en contra

El equipo que fue a Adrogué, a ratificar la punta del campeonato. Anconetani cruza sus brazos anunciando su gran actuación y que el liderazgo no se lo saca nadie.

Quedó un sabor amargo en la visita de Defe ante el escolta Brown en Adrogué. Porque se pudo haber ganador si ese juez, Lupani (otra vez un juez que falla en contra) no veía penal en contra de Defe a cada rato. En los dos tuvo que ver el chico Giménez, que más allá de los penales, dio algunas ventajas por su sector. En el primero toca la pelota, que va derechito al corner. No toca la pierna del  jugador de Brown. Pero el árbitro rapidito marcó el punto del penal (el presi de la Divisional es de Brown?), y hubo gran atajada del gran Anconetani que fue una de las grandes figuras del equipo. En el otro, el del segundo  tiempo y que significó el empate en dos de Brown, Giménez intenta sacarse de encima algo groseramente el salto del atacante rival, y en ese afán extiende el brazo pero sin intención de tocar la pelota. Pero Ignacio Lupani tenía muchas ganas de pitar para el tricolor de Vicó, y cobró otro penal que esta vez fue gol, aunque Anconetani estuvo a punto de nuevo de sacar.
Defensores jugó como casi siempre, aunque presionó un poco más adelante. La tendencia especulativa de DT Della Picca quedó en evidencia esta vez al sacar al peligroso Topo Aguirre (autor del segundo gol de Defe , al leer muy bien un largo y gran pase de Fioretto), apenas nos pusimos 2 a 1. Por lo menos podría haber esperado un poco más, porque después, con el empate de Brown, se dio cuenta del error, y quiso enmendarlo con la entrada de Gamarra (en lugar del lento Buono) haciendo de Aguirre, con Chiquilito esta vez de único 9.
En definitiva fue un empate digno ante un buen rival. La punta se conserva y de nuevo jugará Luciano Goux  ante el próximo rival, Deportivo Merlo, para solucionar unos cuantos desacoples, productos de su ausencia.

PD: (Y que alguien nos pase el gol de Italiani que el penoso TYC Sports no pasó por el corte de la transmisión de más de quince minutos)